Sobre la tauromaquia hemos escuchado un sinnúmero de argumentos que son de reír, de llorar o de sentir ganas de aislarse de los humanos y vivir en la Luna.

Una de las frases más fuertes es que “el toro no sufre”, ante eso, hemos investigado que:

1. El toro sufre más de lo que piensas

María González, veterinaria y co-fundadora del santuario de animales La Vida Color Frambuesa, asevera que “el toro sufre como cualquier individuo con sistema nervioso central. Sufre desde el momento que es acosado para subirse a un camión, sufre miedo, pánico en el trayecto. Los gritos, la oscuridad, todo eso es procesado por su cerebro como algo desconocido, como algo peligroso”.

season 2 episode 1 toreador GIF by National Geographic Channel

giphy.com

La especialista comenta que los toros son animales herbívoros y que está en su naturaleza “huir del peligro en lugar de enfrentarse a ello”. Para ellos, verse acorralados supone un tremendo estrés psicológico que afecta su presión sanguínea, al sistema inmunológico y al delicado sistema digestivo de un rumiante como el toro.

Entonces, cuando atraviesen su piel, sus músculos y sus órganos es muy doloroso, el toro jadea, se asfixia, pierde visión por los movimientos bruscos de cabeza y la falta de oxígeno daña sus nervios oculares, se ahoga en su propia sangre.

“El análisis de algunos parámetros sanguíneos como marcadores de estrés y de la función muscular, así como los cambios de pH y la concentración de gases en la sangre son indicadores que no dejan lugar a dudas acerca del sufrimiento”, confirma González.

2. Todos ganan con la tauromaquia

john cena run GIF by Ferdinand

giphy.com

La realidad es muy diversa, este negocio está en manos de muy pocos, dirigido y manejado por grandes empresarios taurinos, que en ocasiones también son ganaderos, que controlan las grandes ferias y que por tanto establecen las reglas del juego. “Ya tenemos algunos toreros que también son empresarios y ganaderos, así que, que los lectores saquen sus propias conclusiones” dice el veterinario español José Enrique Zaldivar.

3. La tauromaquia es “arte y tradición”

giphy.com

Oscar Horta es miembro de la Fundación Ética Animal y Doctor en Filosofía por la Universidad de Santiago de Compostela, donde en la actualidad imparte clases de Filosofía Moral y Política. Para él, “el hecho de que algo sea una tradición no implica que deba continuar teniendo lugar. Algo puede ser una tradición o un elemento central en una determinada cultura y ser injusto. En muchas tradiciones se manifiestan de forma muy clara el sexismo, el racismo y otras formas de discriminación.

Horta manifiesta que “cuando consideramos una práctica como la tauromaquia, hemos de tener en cuenta no solamente los intereses de los seres humanos, sino también de otras especies afectadas por ella, en este caso los toros y los caballos”.

4. El toro vive como un “rey” antes de ser torturado

giphy.com

En las ganaderías de lidia, donde se dice que los toros viven de lujo, se llevan a cabo una serie de prácticas que chocan frontalmente contra las leyes sobre bienestar animal. Por un lado se realiza el lañado, que consiste en realizar una serie de cortes en las orejas, bien sea a tijera o a cuchillo. Este procedimiento por supuesto se realiza sin anestesia.

Otro procedimiento extremadamente cruel y doloroso, es el herrado, que se realiza a partir de los siete meses cuando son separados definitivamente de sus madres; se les marca con un hierro ardiendo en cuatro lugares de su cuerpo. El dolor del herrado es inmenso, es quemarle la piel a lo vivo, con el estrés añadido por la inmovilización.

La separación de sus madres es otro trauma, ya que los bóvidos viven toda su vida junto a su familia.

Claramente una ganadería, no es un spa para estos anaimales.

5. Los toros se van a extinguir

john cena hello GIF by Ferdinand

giphy.com

Alba Mendoza, portavoz de Piztiak (asociación y comparsa animalista de Bilbao) dice: “El toro bravo no es una especie. Es simplemente el macho de la vaca, a quien se ha seleccionado genéticamente durante generaciones para obtener individuos grandes, de aspecto impresionante y con mayor bravura. Desde el punto de vista del sufrimiento y el maltrato lo importante no es la extinción de la especie, sino el sufrimiento del individuo”.

Laura Luengo, cofundadora y presidenta del santuario de animales Wings of Heart, considera que se puede optar por alternativas éticas que tengan en cuenta el sentir de los animales. Cada año surgen santuarios y reservas en todo el mundo donde los animales son mantenidos y cuidados hasta el final de sus días”.

Fuente: 1.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos