Los miembros de la tribu bajau, pasan hasta el 60% de su jornada laboral bajo el agua, lo que ha conllevado a que desarrollen adaptaciones físicas y genéticas para realizar sus actividades acuáticas.

Los bajau son un grupo étnico que habita las costas de Malasia e Indonesia y sus casas flotan sobre el mar.

Foto: Cortesía de www.thedigitaltrekker.com

Desde que se asentaron en las costas en el siglo XX, han utilizado sus métodos de pesca tradicionales, para lo cual solo necesitan unas gafas de bucear de madera y algunas pesas de mano, sin tanques de oxígeno. Esto provoca que su éxito a la hora de encontrar los alimentos para subsistir dependa de su capacidad para aguantar debajo del agua conteniendo la respiración durante el mayor tiempo posible.

Te puede interesar: Conoce al hombre que planta un árbol cada día de su vida

Según una reciente investigación, el constante sumergimiento en el agua, ha logrado que estos humanos aumenten sus capacidades físicas y genéticas especiales para nadar de forma muy especial.

Los bajau sobreviven de la pesca submarina. Foto: okdiario.com

La investigación publicada en la revista Cell‘, detalla que los bajau tienen bazos significativamente más grandes que las personas que viven en la aldea vecina que en lugar de pescar, apostaron por la agricultura para subsistir.

Te puede interesar: Madereros ilegales cortaron el árbol más antiguo del mundo

El bazo juega un papel importante a la hora de estar más tiempo bajo el agua, puesto que es donde se almacenan los glóbulos rojos. Durante la inmersión, el bazo se contrae y empuja los glóbulos adicionales que hay en su interior hacia la sangre en circulación, para así aumentar su capacidad de transportar oxígeno. Quiere decir que, mientras más grande, podrá albergar y añadir al torrente sanguíneo más glóbulos rojos.

De igual forma, los investigadores encontraron que el ADN de los miembros bajau tiene una variación genética muy extendida, un gen que ayuda a controlar los niveles de una hormona llamada T4.

Te puede interesar: Así suenan los paisajes de Galápagos, el Sahara y el Amazonas

La hormona T4 provoca cierto aumento en la tasa metabólica, es decir, en la cantidad de energía que el cuerpo puede usar en un período de tiempo determinado, lo que resulta clave cuando el organismo se enfrenta a bajos niveles de oxígeno mientras que se bucea conteniendo la respiración.

Los investigadores también descubrieron que los genes de los ‘hombres peces’ provocan que la sangre vaya más rápido desde las extremidades a otras partes del cuerpo más importantes como el cerebro, el corazón y los pulmones, para recargarlos de oxígeno.

Fuente: 1.

Foto destacada: El Deber

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos