Según el Ministerio de Salud, unos 20 pacientes llegan cada día a los centros de salud tipo C, para solicitar medidas anticonceptivas. Lo curioso es que, quienes más demandan información y medicamentos son chicos desde los 14 años.

Según reportes, la mayoría llega con amigos, solos o acompañados de su pareja y piden la píldora del día después en enfermería, farmacia o en el centro obstétrico.

En la ciudad de Quito existe establecimiento del tipo A, B y C (categorías en función del número de habitantes). Al mes, unas 120 cajas de pastillas de la Anticoncepción Oral de Emergencia (AOE) se envían a los centros tipo B y C, que tienen una cobertura mayor a los 10 mil habitantes. En los establecimientos tipo A esa cantidad es trimestral.

Diana (nombre protegido), nos comenta que cuando quiso acceder a la pastilla de emergencia no necesitó sacar una cita, así como tampoco necesitó exámenes médicos previos. “Fui al centro médico, expliqué mi situación y pedí la píldora del día después; era la primera vez que la necesitaba, así que me dieron una “pequeña charla” porque suena muy fácil tomar la pastilla, pero tiene efectos secundarios, en mi caso tuve un horrible mareo y supe que la doctora tenía razón, no sirve como un método de control regular, literalmente es para una emergencia y no la puedes tomar a cada rato”.

pinterest.com

Según el Plan Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, en el 2018 se entregaron 801 píldoras de emergencia; en el 2017 fueron 798 y esto da a pensar que el consumo de este anticonceptivo aumentará en 2019.

También indicaron que el 39% de las mujeres entre 15 y 19 años admite haber tenido alguna experiencia sexual, mientras que el 7,5% tuvo su primera relación sexual antes de los 15 años y el 30% antes de los 18. El 89% de chicas menores de 15 años señalaron que sus parejas eran mayores a ellas.

En Ecuador, el consumo de píldoras varía por zonas, por ejemplo: en la zona 1 que abarca Carchi, Imbabura, Esmeraldas y Sucumbíos se entregaron 36 mil pílodoras en promedio, mientras que en la zona 2 (Napo, Orellana y Pichincha) se entregaron 13 mil píldoras en promedio.

Diana quien acaba de cumplir 18 años, no tuvo reparos en admitir la falta de información que hubo por parte de sus padres quienes “apenas tocan el tema”, asegura que si no fuese por la poca información que recibió en su colegio, no habría sabido qué hacer ni a donde acudir. También comentó que Internet fue de gran ayuda pues fue donde consultó primero todas las dudas que tenía.

Fuente: 1 + alminuto.info

 

 

 


¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos