Tanto el teléfono celular como el WiFi emiten radiación electromagnética, lo cual para muchos suena muy perjudicial para la salud. Sin embargo, que estos aparatos/sistemas liberen radiación, solo significa que emiten un tipo de energía en el espectro electromagnético, específicamente en la región de radiofrecuencia o de microondas.

Las ondas tienen una frecuencia directamente relacionada con su energía: las ondas de radio, las microondas, la luz infrarroja y la luz visible son formas de radiación no ionizante; quiere decir, que no tienen suficiente frecuencia para romper enlaces entre los átomos.

Más allá de la luz visible, está la luz ultravioleta, rayos X y rayos gamma, distintos tipos de radiación ionizante, con la suficiente frecuencia y energía para arrancar electrones de los átomos, lo que en esencia sí causaría problemas en la salud.

Popularmente, se cree que al envolver el cerebro en metal se crea una caja de Faraday. Las cajas de Faraday son hechas de un material conductor que sirve para bloquear campos eléctricos externos y radiación. Esto funciona distribuyendo la carga eléctrica en toda la superficie del material, creando un lugar “seguro” dentro.

A pesar de que no existen evidencias científicas que señalen a las ondas electromagnéticas del WiFi, del móvil o de las antenas de telefonía como las causantes del cáncer o cualquier otra enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) trata el tema con mucha cautela y clasifica los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como agentes carcinógenos de categoría 2B (posiblemente carcinógenos para los humanos).

Esta categoría está por debajo del grupo 2A, (probablemente carcinógeno para los humanos) en el que se encuentra la carne roja. El 2B y 2A están por debajo del grupo 1 (carcinógeno para los humanos) en el que se encuentra la carne procesada y el tabaco.

Entonces, antes de ponerte un gorrito de aluminio o desconectar el WiFi por la noche, parece ser más urgente y necesario dejar de comer tantas salchichas.

wifi GIF

giphy.com

Fuente: 1.

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos