No te conformes con los snacks de gasolinera.

Tan grande es la riqueza gastronómica del Ecuador que cuando tomamos unas vacaciones o se viene un feriado, lo que menos nos preocupa es la comida. Incluso ir picando durante el camino se ha vuelto un gran plan y hay paradas que son obligatorias.

Por ejemplo, si estás pensando viajar desde Pichincha hacia las playas de Esmeraldas, seguramente tomarás la vía Calacalí-La Independencia, trayecto en el cual encontrarás pueblitos encantadores (un tanto lluviosos) como Nanegalito, donde la deliciosa fritada inunda con su olor todo el ambiente y los muchines de yuca están acomodados perfectamente formando una pirámide que desaparece conforme se acaba el día.

Muchines de yuca/conmicelu.com

Después de acabar con esas funditas de fritada, prepárate. Más adelante, a 15 minutos aproximadamente de la Y de Mindo, estarás entrando al cantón San Miguel de Los Bancos, donde el queso de hoja no puede ser más rico porque sería ¡el colmo! Así mismo, puedes esperarte un poco hasta llegar a La Unión, justo donde acaba Pichincha y empieza la provincia de Esmeraldas, ahí podrás deleitarte con esos kioskitos de lado y lado de la carretera que te ofrecen frutas de todos los colores y tamaños.     

Si emprendiste un viaje hacia las playas de Manabí o Guayas, es probable que desde el norte de la sierra tomes la vía Alóag-Santo Domingo y pases comprando un paquete de melcochas en Tandapi, vienen muchas, así que las que sobren podrás llevar a la oficina después del feriado. Y, si decides hacer una parada técnica en Santo Domingo, ciudad donde confluye la gastronomía de la Sierra y la Costa, te recomendamos preguntar por los secos de gallina criolla o los agachaditos de la Av. Quito, donde una buena menestra es barata y llena muy bien.

Una vez que cruces a la zona costeña y te despojes del saco y la chompa todo cambia, no solo el paisaje, la comida nos empieza a “hacer ojitos” porque para un turista de la sierra no es de todos los días pegarse un pan de maíz o yuca hecho con manos manabas, por ejemplo, o probar esos dulces artesanales del Cantón Rocafuerte, envueltos en papel de colores y hechos en su mayoría con dulce de leche o almidón de yuca.    

Huevitos moyos, dulce tradicional manabita

Y bueno, si por esta ocasión decidiste que la mejor opción para vacacionar está en el centro de la Sierra, no olvides pasar por los helados de San Miguel de Salcedo, al sur de la provincia de Cotopaxi. Mientras disfrutas de tu helado, detente un momento y sin importar de qué parte del Ecuador seas, recuerda que tienes al norte los bizcochos; al sur las cascaritas; al este el volquetero y al oeste coco, mango y grosellas, así que, comida en el camino no te va a faltar.  

 

 

 

 

Volquetero, plato típico de la Amazonía/vivirecuador.com

Recuerda que se trata de comida al paso, a veces solo encontrada en la carretera, en ciertas ciudades o cantones, hecha por manos emprendedoras que aprovechan el feriado para compartir su receta tradicional. Si conoces más “huecas” en las vías o comida ambulante típica de un feriado, ¡cuéntanos! y ahora sí, disfruta de tu viaje.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos