Stealthing: ¿Moda, broma, juego o delito? Esto es lo que debes saber sobre esta nueva forma de ataque sexual.

Los movimientos que defienden los derechos sexuales de las mujeres insisten en que el autor debe ser juzgado como un violador. Los hombres que lo practican sostienen que es excitante y que hacerlo es como un juego.

Se conoce como stealthing, aunque en el mundo hispano se le ha dado una denominación un poquito más larga: “la ruleta rusa del sexo”

¿Qué es?, ¿En qué consiste? Y ¿Por qué debería alarmar a la sociedad?

En rigor, “stealthing” es un término que en inglés significa “silenciosa” o “secretamente” y que se usa para describir la “moda” entre algunos hombres de quitarse el condón durante el acto sexual, a pesar de haber llegado a un acuerdo previo con su pareja, para usarlo. Generalmente aprovechan un cambio de posición, para despojarse del preservativo.

Las consecuencias son obvias. Desde enfermedades de transmisión sexual, incluyendo por supuesto el VIH, o embarazos no deseados.

Muchas veces las mujeres, en el fragor mismo del acto, no logran darse cuenta que su pareja se lo ha quitado y solo luego de finalizado el coito lo advierten.

El debate trasciende la cuestión ética y se sitúa en el campo judicial.

Foto: Victor/Flickr

En abril de este año, el HuffPost de EEUU publicó una nota de Alexandra Brodsky reconocida investigadora de temas relativos al abuso sexual, que muestra el creciente uso de esta peligrosa práctica entre la comunidad heterosexual y la homosexual con estadísticas alarmantes. Brodsky señala que se dio cuenta de que muchas amigas suyas habían sido violadas de esa forma. Con este estudio, trata de “luchar contra las formas de abuso que no están consideradas como parte del repertorio de violencia sexista, pero que están arraigadas en la misma misoginia y la falta de respeto”

Casos en Ecuador

Foto: Rowena Waack/Flickr

Susana, es una estudiante de medicina que conoció a un compañero de su Facultad. Empezaron a tener citas. “Nada serio” nos refiere. “Nunca lo noté realmente interesado en tener algo formal, siempre percibí que para él era simplemente una aventura y yo tenía la necesidad de tener a alguien que me hiciera compañía en ese momento”.

Susana cuenta que a las dos semanas de salir, su amigo le pidió tener relaciones sexuales y que ella aceptó. Que mantuvieron una larga conversación previa y que ella le dejó claro que sólo lo haría si él compraba condones. Y así pues, al momento de iniciar el coito ella constató que efectivamente se usó un preservativo. Al finalizar el encuentro, vio el condón en el suelo. “Me quise morir”, confiesa.

“Le reclamé, le dije que cómo me podía haber hecho eso. El tipo sólo sonrío y se marchó”

¿Se puede considerar este tipo de actuaciones como una violación?

Foto: Helga Weber/Flickr

Muchos expertos en el tema consideran que se trata de un asalto sexual, que darle el nombre de “stealthing” contribuye a minimizar un acto delictivo.

La violación consiste en la introducción sin consentimiento, total o parcial del pene o de cualquier objeto que haga sus veces sea en la boca, vagina o ano de otra persona. Si se mantienen relaciones sexuales y se ha llegado a un acuerdo previo para usar un preservativo, el compromiso debe ser respetado por ambas partes. Salvo que, durante el mismo, ambos acuerden retirarlo.

De lo contrario, el pacto original debe observarse. Si uno de los dos retira el condón engañando al otro, comete un ilícito punible y debe terminar en prisión. Es un acto deliberadamente criminal que podría terminar incluso con la vida del otro.

Lamentablemente las víctimas prefieren callar, quizás por desconocimiento, quizás por vergüenza. Si te identificas con este tema y eres la víctima, puedes denunciar tu caso. Esperamos haber despejado algunas dudas sobre el tema.

Déjanos tu comentario al respecto.

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos