Todos hemos rellenado alguna vez una botella de plástico, ya sea para llevarla al gimnasio, ir al parque o salir a caminar.

Sin embargo, estas botellas están fabricadas para un sólo uso por lo que su reutilización puede conllevar un riesgo para la salud.

Pero, ¿por qué?

  • Muchas tienen componentes como BPA o Bisfenol A que pueden liberarse en el agua, si se las somete a altas temperaturas principalmente.
  • El interior y sobre todo en la parte de la boquilla se acumulan bacterias.
  • Microorganismos procedentes de restos de comida, la boca, el ambiente o las manos pueden formar hongos, con consecuencias parecidas a una intoxicación alimenticia.

Tranquilos, esto tampoco significa que los envases de plástico rellenados son bombas de destrucción masiva.

Si no queremos comprar una botella de agua nueva cada día, aunque sea sólo por contribuir al cuidado del medio ambiente, podemos realizar lo más aconsejable: lavarla con agua y jabóncambiarla cada cierto tiempo. 

De todas maneras, microbiofóbicos, hay muchas maneras creativas y prácticas de reutilizar las botellas 😉

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos