Hasta hoy, 2 de agosto la humanidad habrá consumido la totalidad de los recursos que el planeta puede renovar en un año, prácticamente, lo que consumamos de ahora en adelante viene “al fío” y con intereses altísimos. Para el 31 de diciembre, según la ONG Global Footprint Network, nos habremos consumido lo del 2018.

Para este día en especial tenemos hasta una etiqueta: El “Día de la sobrecapacidad de la Tierra” (”overshoot day” en inglés): Para sacar sus cálculos, Global Footprint toma en cuenta la huella carbono, los recursos consumidos por la pesca, la ganadería, los cultivos, la construcción y la utilización del agua.

En 2016, no lo hicimos para nada mejor, el “Día de la sobrecapacidad” se dio el 3 de agosto. Esta fecha simbólica “continúa avanzando de manera inexorable: este día pasó de fines de septiembre en 1997 al 2 de agosto en este año”, destacan las ONGs.

“El costo de este sobreconsumo ya es visible: escasez de agua, desertificación, erosión de los suelos, caída de la productividad agrícola y de las reservas de peces, deforestación, desaparición de especies. Vivir a crédito sólo puede ser algo provisional porque la naturaleza no cuenta con un yacimiento del que podamos proveernos indefinidamente”, subrayan el WWF y Global Footprint.

También, estas organizaciones son positivas respecto de que es posible invertir esta tendencia. A pesar del crecimiento de la economía mundial, “las emisiones de CO2 vinculadas a la energía no aumentaron en 2016 por tercer año consecutivo”, subrayan. Según éstas, “esto se puede explicar por el importante desarrollo de las energías renovables para producir electricidad”.

¿Estás listo para ahorrar los recursos que nos quedan? Comparte tus ideas.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos