La explicación es netamente científica y si lo analizamos de manera profunda ni el mismo INAHMI nos entendería, así que trataremos de ser lo más claros posibles.

Los sudamericanos estamos acostumbrados a ver fenómenos naturales tipo huracanes, tornados y avalanchas generalmente en películas o noticieros, como está pasando con la llegada del huracán Irma al Caribe, considerado el más potente del Atlántico. Pero también hemos sufrido a lo largo de la historia un montón de tragedias climáticas y creemos que son suficientes. La pregunta va más por curiosidad.

No se dan huracanes en el hemisferio sur porque sencillamente, el ambiente ideal para que se de un huracán está solo en el hemisferio norte, en el océano Atlántico que tiene condiciones termodinámicas particulares que se desatan generalmente al finalizar el verano e iniciar el otoño, el agua superficial del océano alcanza una temperatura única de 26 grados centígrados, ideal para magnificar tormentas eléctricas.

En países como Ecuador, la temperatura del océano es del máximo 21 grados centígrados, y además, tenemos a la corriente marina de Humboldt que enfría las aguas de nuestro mar.

Sin embargo, hay un antecedente digno de analizar. En el año 2004, hubo una tormenta tropical extraordinaria denominada “Furacao Catarina”, que presentó las características de un huracán. Pasó al sudeste de Brasil, frente a las costas de Santa Catarina y aún los científicos discuten si fue o no un huracán.

Es importante entender que un huracán  se forma en el mar y tiene una dimensión de hasta mil kilómetros de diámetro, puede llegar a durar hasta más de una semana y generalmente desaparece después de llegar al continente.

¿Te sirvió esta información? ¡Comenta!

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos