“La distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una terca y persistente ilusión” con esta cita de Albert Einstein empieza Dark, la nueva serie original de Netflix y la primera de producción alemana. Al parecer la plataforma de videos cada vez apostará más a las producciones propias con contenidos exclusivos de los mercados nacionales donde se asienta, por suerte sus series y películas suelen ser excelentes.

La premisa de la serie, que estará disponible a partir del 1 de diciembre, recuerda a Stranger Things, aunque Dark ocurre en la actualidad, con niños que desaparecen y acontecimientos sobrenaturales que sacan de su cotidianidad a todo un pequeño y tranquilo pueblo industrial, rodeado de un bosque en el que destacan las dos grandes chimeneas de una fábrica. Y pone la cosa aún más fea al vincular de alguna forma hechos ocurridos en 1986 con las desapariciones.En diez episodios de una hora, promete estar más adulta, macabra, violenta y mucho más oscura que la nostálgica Stranger Things, aquí no hay ingenuos niños que creen que están jugando una partida de rol. Aquí hay mucho suspenso, todo el mundo esconde algo y las desapariciones actúan como revelador de las dobles vidas y relaciones desquebrajadas entre cuatro familias.

Creada por el suizo Baran bo Odar y Jantje Friese, la serie cuenta con rostros muy conocidos para los alemanes, que al resto del público apenas nos sonarán, pero que seguro no será ningún problema para disfrutarla, al contrario.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos