La mayoría de nosotros reconocemos casi de inmediato a las especies animales que habitan en las Islas Galápagos, pero desconocemos que hay una población de aproximadamente 30 mil personas que viven en las distintas islas.

Esa población va en aumento. Cada año, más de 200 mil turistas viajan a las islas y es muy difícil no querer quedarse ahí a como de lugar. Con la expansión de la población humana, viene por supuesto, la presión para organismos de gobierno y entidades independientes de actuar en base a la preservación de la naturaleza.

Foto: Lobo de la Isla San Cristóbal / worldraider.com

Vivienda, agua corriente, sistemas de alcantarillado y energía: ahora existe una creciente necesidad de infraestructura y recursos humanos cada vez mayores.

Un equipo conformado por estudiantes y profesores de varias universidades del mundo, entre ellas la Universidad de Carolina del Norte (UNC) y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), está aplicando arquitectura, diseño urbano y sistemas de modelado de datos para ayudar a responder a las expectativas del futuro.

Foto: Isla Santa Cruz / cruisemapper.com

Como parte de la investigación, la profesora Karakiewicz de la Universidad de Melbourne, ha estado aplicando Sistemas Adaptativos Complejos (CAS, por sus siglas en inglés) en la arquitectura y el diseño urbano para identificar las acciones que estimulen el cambio integral.

Actualmente, el 88% de los visitantes llegan a las islas para ver la naturaleza y el paisaje de las Galápagos; el 0% por ciento viene a experimentar la cultura de la isla. Por esto, los expertos coinciden en que el futuro galapagueño solo se puede sostener construyendo redes sólidas entre las pequeñas comunidades. Pero la falta de datos sobre el entorno urbano de Galápagos es un obstáculo para el desarrollo de iniciativas.

Foto: Tortugas gigantes en Isla Santa Cruz / wikipedia.com

Hay muchas preguntas que nacen de esta problemática, ¿qué pasará con el paisaje? ¿qué pasará con los habitantes? ¿qué sucede cuando cambias la infraestructura?

La colaboración de estudiantes y profesores continuará durante al menos los próximos tres años y el equipo presentará propuestas al gobierno local y a la comunidad local cada año.

“No puedes entrar y ofrecerles un bonito edificio. Eso no tiene sentido. Tienes que ofrecer un proceso de pensamiento diferente con tu experiencia “, señaló Karakiewicz.

Lo ideal entonces, es que el mundo urbano sea parte del mundo natural y esperamos por el bien de las islas que más planes se concreten.

Fuente: pursuit.unimelb.edu.au + alminuto.info

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos