Todos algunas vez nos hemos arrepentido de malgastar nuestro dinero en el cine viendo horripilancias. Algunas veces es más fácil predecir y detectar de lejos el desastre, otras veces no podemos evitar las desagradables sorpresas.

¡Tranquilo! Te dejamos con algunas señales prácticamente infalibles para no volver a equivocarte. Aunque, claro, todo norma tiene su excepción 😉

1. Saca un tráiler ruidoso

Lo viste y te encanta: Está lleno de efectos especiales, la música perfecta y frases buenísimas. ¡Lo más probable es que lo único bueno este en ese tráiler! 

2. No asoman reseñas

Si se trata de una buena película, verás a los críticos señalando qué les pareció desde mucho antes del estreno de la cinta. Cuando es mala no se les permite hablar de ella (o verla) hasta que sea inevitable.

3. Dura menos de 90 minutos

No quiere decir que una de tres horas sea mejor, pero si es muy corta sugiere que la cinta fue editada y cortada hasta el cansancio para medio lograrlo.

4. Es la secuela de una película de terror

La fórmula suele estar muy copiada, se suele volver en una repetición infinita y poco sorprendente.

5. Tiene una campaña de publicidad agresiva

Si la película no es merecedora de un Oscar (con todo lo dudo que resulta eso), el estudio intentará convertirla en un éxito comercial. Así que saturarán de tráilers, cuñas y sports de televisión.

Si  tu peli seleccionada de la noche cumple con al menos dos de estas señales, huye.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos