La popularidad no es lo único que persiguen muchos personajes en las redes sociales. Algunos solo quieren opinar o husmear, informarse o simplemente estar presentes. Pero también hay quienes viven de la opinión pública y necesitan que su mensaje llegue a las masas, y si no hay esas “masas”, entonces la compran de paquete.

Sí, The New York Times publicó una investigación en la que se revela lo que ya todos sospechábamos hace tiempos: la compra de seguidores falsos para Twitter y otras redes sociales es común entre las celebridades y políticos.

giphy.com

En el caso de bloggeros, instagrameros y facebookeros está claro que necesitan elevar sus ingresos de publicidad, de eso viven, y si una marca no está siguiendo buenas prácticas de comunicación entonces caerá en las garras de los falsos influencers.

¡Pero no imaginábamos que la investigación le salpicaría directamente al presidente del Ecuador Lenín Moreno!

El Presi junto con otras celebridades mundiales, usaron Devumi, una empresa estadounidense que factura millones de dólares por vender seguidores de twitter y retuits a quienes quieran ser, o “aparentar ser”, más populares en las redes sociales.

giphy.com

 

Pero el caso especial de Moreno, lo hizo previo a las elecciones presidenciales, recordemos que él vivía en Ginebra (Suiza), apartado de la política nacional.

“Las cuentas muestran el patrón de una especie de robo de identidad social a gran escala. Al menos 55.000 cuentas de Devumi usan los nombres, fotos de perfil, lugares de origen y otros detalles personales de usuarios reales de Twitter, incluidos menores de edad”, reveló la investigación.

¿Cómo identificar seguidores falsos?

giphy.com

A veces el sentido común es suficiente. En muchos casos, hay cuentas que, de la noche a la mañana, se encuentran con un exagerado crecimiento de número de seguidores. Pero estos seguidores son inactivos, no dan Like, Compartir o RT de ser el caso.

También existen herramientas como Fake Status People. Es una aplicación para Twitter muy sencilla, accedes con el usuario y la contraseña para autorizar que examine la lista de seguidores y muestre los usuarios falsos o inactivos.

En el caso de Instagram, existe FollowerCheckUna manera muy fácil de conocer el porcentaje de seguidores no deseados, pues bastará con introducir el nombre de usuario.

OJO. No todo es Twitter e Instagram. Los comerciantes de la popularidad comprada también ofrecen vistas en YouTube, escuchas en SoundCloud y también comentarios de apoyo en LinkedIn. Y sus clientes son políticos, pero también pastores evangélicos, atletas y modelos, entre otros más.

¿En Ecuador es común?

Nunca olvidaremos cuando la controversial (y ahora inexistente cuenta) @lolacienfuegos había investigado a los “seguidores fantasmas”  TW: Flaca Guerrero 84% – Janet Hinostroza 51% Carlos Vera 48%. Para entonces (2013) solo en el caso de la Flaca Guerrero, superaba el número de seguidores que tenía el mismo presidente de la época. ¿Dudamos?

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos