Es un hecho arraigado en las elecciones, tan común que pocos se han atrevido a cuestionar por qué las mujeres y los hombres tienen que sufragar haciendo filas distintas.

Ecuador, en materia electoral ha dado algunas importantes lecciones. Fue el primer país de la región en permitir el voto de las mujeres en 1929, pero por otro lado, es el único país en donde se pone urnas y filas exclusivas para mujeres.

giphy.com

Es un tema delicado y confuso.

Según Nubia Villacís, quien es la primera mujer en encabezar el Consejo Nacional Electoral (CNE), este formato se debería cambiar. De hecho, comentó para un diario local, que en el proceso de elección presidencial del 2017 ya se intentó cambiar esta medida, pero organizaciones femeninas se opusieron totalmente. Ellas consideran que el hecho de que existan filas separadas es un logro.

Aseguran que este sistema le permite más comodidad a las mujeres, evita que estén expuestas a posibles “galanes” del voto y cualquier acto indebido sería evitado solo apartando a las mujeres de los hombres. 

giphy.com

Tienen su punto, sin embargo, también hay que considerar que este sistema permite una recolección de datos y votos más ordenada, pudiendo así determinar cuestiones propias del proceso como el número de mujeres que se acercó a sufragar, etc.

¿Tú qué opinas?  

Fuente: 1.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos