Desde hace un par de meses, es común una escena en Quito. Se trata de trabajadores sexuales masculinos que salen a laborar.

Tienen 4 zonas casi fijas en las que les va mejor que otras partes. Se ubican en las esquinas de la Plaza Foch o en las inmediaciones del Puente de El Guambra. Otros están por la Plaza Artigas y un grupo que permanece en la Plaza de la Independencia.

Esas zonas ya son identificadas como espacios en donde se ejerce el trabajo sexual masculino, según la organización HTS Goover, que realizó un mapeo con el fin de lograr la protección de derechos de los y las trabajadoras sexuales del Ecuador.

David González es el representante de esta organización, calcula que en la capital existen hasta 300 hombres que se prostituyen, sin contar a los extranjeros que también se unen al duro oficio.

Al parecer, ellos comienzan su trabajo a las 21:00 y terminan pasadas las 02:00. La mayoría de sus clientes son hombres y muy pocas mujeres los contratan, eso depende del sitio en donde se encuentran, por ejemplo, cerca de la Plaza Artigas se ubican los “gigolos”, hombres que solamente tienen intimidad con señoras o chicas.

Según datos de diario El Comercio, un chico atiende mensualmente un promedio de 16 clientes; El 70% son hombres, de entre 30 y 45 años, generalmente casados y profesionales y el resto mujeres. Esto significa una ganancia para el trabajador sexual de entre $ 600 y $ 1000 al mes.

Estás de acuerdo en que los trabajadores sexuales ejerzan su oficio.

Fuente: 1

Foto: Referencia / urgencia24.com

rose love GIF


¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos