Un sujeto fue descubierto mientras se masturbaba en un bus de la línea 171 en Guayaquil. Tras el acto, trató de escapar por la ventana, pero una persona lo sostuvo del pie mientras otros pasajeros gritaban por su captura.

La víctima fue una mujer oficinista que no permitió que huyera. Furiosa se bajó de la unidad y lo agarró en la calles Luis Urdaneta y Carchi, en el centro de la ciudad. Los testigos ayudaron a capturar y golpear al sospechoso, quien primero se decía inocente, pero luego pidió perdón.

Giphy

En medio de todo el caos, un hombre robusto de 65 años, temblando de rabia se acercó al sospechoso y le dio un golpe en la cara. Tras gritarle que una vez un tipejo como él había intentado vi0lar su hermana en el bus, descargó su coraje con otro golpe.

Un policía de civil llegó a los cuatro minutos al lugar. Tomó datos y esposó al individuo.  El sospechoso y la víctima fueron llevados en el mismo patrullero, divididos por la lámina de seguridad.

Metro.cdmx

Un fiscal de la Unidad de Delitos Flagrantes aclaró que el ciudadano incurrió en delito de abuso sexual, que según el Código Orgánico Integral Penal (COIP), se considera a ejecutar en contra de la voluntad de una persona actos de naturaleza sexual sin que exista penetración. La sanción estipulada es de tres a cinco años de privación de la libertad.

La valentía de la mujer y la unión colectiva hicieron que este asqueroso no se salga con al suya 😉 Este es un llamado, para que todas las personas que han sido víctimas de acoso sexual en el transporte público, denuncien esta falta sin miedo, pues la ley ampara y quedarse callado es el peor delito de todos.

Foto destaca: Somoslacuarta.com

Fuente: 1

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos