La Batalla de Pichincha, el 24 de mayo de 1822 fue el escenario de los hechos que convertirían al teniente Abdón Calderón en más que una leyenda.

Diversos escritos y narraciones históricas, han creado el mito de que a pesar de los cañonazos que su cuerpo recibió, Abdón Calderón, desmembrado y bañando en sangre, sostuvo hasta el final la bandera de la Independencia, incluso la “llevó en los dientes” hasta morir valientemente en batalla.

Alumnos del quinto grado de la Primaria Balandra

Esta narración es parte de la obra de Manuel J. Calle” Leyendas del Tiempo Heroico” del siglo XX, en la que reúne una serie de hipérboles para destacar la valentía del héroe niño. Esta versión trascendió tanto, que no podía faltar en las clases de historia, ni en las obras teatrales de las escuelas de Ecuador, convirtiéndose en un “hecho histórico” por varias generaciones, aunque la verdad haya sido un “tantito” diferente.

Entonces, Abdón Calderón ¿era un valiente héroe niño?

Pues sí. La valentía y heroísmo es algo que no se le puede negar pues, la historia real sugiere que, a pesar de haber recibido cuatro heridas de balas, Abdón prefirió permanecer inamovible en la línea de fuego, alentando a todo su batallón y cargando incansablemente la que es ahora la bandera de Quito.

Catorce días después de terminar el feroz combate, el 7 de junio de 1822, Abdón murió producto de las graves heridas en su cuerpo.

Tenía tan solo 17 años, pero ya había estado en más batallas que los Avengers, entre ellas la Primera Batalla de Huachi, la de Tanizagua, la victoria de Cone, la Segunda Batalla de Huachi, el avance de Guayaquil a Cuenca, el avance de Cuenca a Quito y  la Batalla de Pichincha.

Reconocer a un grande…

Busto de Abdón Calderón / Wikipedia

Antonio José de Sucre en su escueto parte de la Batalla de Pichincha hizo una particular afirmación de la conducta del Teniente Calderón: “habiendo recibido sucesivamente cuatro heridas, no quiso retirarse del combate. Probablemente morirá, pero el Gobierno de la República sabrá compensar a la familia los servicios de este oficial heroico” escribió.​

Cuando Simón Bolívar llegó a la ciudad de Quito, también se enteró de estos hechos y ascendió póstumamente a Calderón al grado de capitán, también ordenó que su sueldo fuera entregado a su madre.

En pleno siglo XXI

En los cuerpos de caballería del Ejército ecuatoriano, siempre es recordado en los cambios de guardia semanales con el grito del oficial: “Capitán Abdón Calderón…”

Tanto en la ciudad de Cuenca como en Quito, se crearon dos colegios militares con su nombre.

En el año 2014, la Policía Militar de Venezuela adoptó el nombre de “Calderón 352” en honor al joven teniente.

Y a ti, ¿cuál de las dos historias te enseñaron primero? 

come at me bring it GIF by Game of Thrones

Fuente: 1, 2.

Foto: Dibujo del artista ecuatoriano Fausto Ramirez / Síguelo en Facebook: https://www.facebook.com/TheArtOfFaustoRamirez/

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos