La Armada ecuatoriana se ha visto obligada a vigilar el lugar nuevamente y con mayor intensidad. Recordemos que en agosto del 2017, un buque chino fue interceptado en aguas ecuatorianas con más de 300 toneladas de tiburones silky y martillo entre otras especies en peligro de extinción.

El 5 de junio, la Aviación Naval pudo observar que nuevamente, una flota de 60 barcos entre pesqueros busques de abastecimiento y bodegaje estaban a 200 millas del límite exterior de la zona económica exclusiva insular.

Desde ese día se tomaron acciones inmediatas, se desplegaron helicópteros y lanchas guardacostas, para que la vigilancia en esta zona permita con tiempo evitar un atentado contra las especies protegidas del océano.

Sentar precedentes

Foto del interior del buque capturado el año pasado.

El 28 de agosto de 2017, la Unidad Judicial Multicompetente de Puerto Baquerizo Moreno condenó al capitán del barco con la pezca de tiburones a 4 años de prisión, 3 años de cárcel para sus ayudantes cercanos y 1 año para los demás miembros de la tripulación.

También se fijaron indemnizaciones y multas que van desde los $ 127 mil hasta 2 millones de dólares, pero parece que el resto de pescadores no han aprendido nada.

Fuente: 1.

 

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos