Como resultado de sus abruptas acciones, el ex futbolista Diego Armando Maradona es la imagen de cientos de memes en las redes sociales. Imágenes y videos que a veces se filtran de lugares muy privados, lo que denota amistades peligrosas y un descontrol que desalienta hasta al más fiel de sus seguidores.

Pero, ¿qué es lo correcto sentir o expresar sobre su particular situación?

La versión oficial relata que el jugador sintió, después del cotejo entre Argentina y Nigeria, una “descompensación que le impedía caminar”. Miembros de seguridad lo atendieron y luego corrió el rumor de que fue ingresado en un hospital, aunque solo fue trasladado a su hotel.

Si asumimos que el ídolo argentino mantiene sus problemas de adicción, debemos recordar que no debe ser fácil para su familia, ni para él mismo, aunque muchos se maten diciendo que “él no se quiere ayudar”, que tiene toda la plata del mundo o que debería estar encerrado. Esto, más allá de ser un análisis bastante superficial, significa que todavía no entendemos a la adicción como un problema serio de salud, cuya cura no es el dinero ni la fama.

Entonces, en ese sentido, lo correcto es desear que logre recuperarse, tomando en cuenta que como jugador tuvo momentos extraordinarios, aunque lamentablemente su despreocupación y actitud lo hayan convertido en un pésimo ejemplo para el deporte.

¿Está mal hacer memes y reírse de su desgracia?

La pasión, la exageración y el ruido han sido parte de la historia de Maradona desde siempre. Las dinámicas de las redes sociales no van a cambiar ese contexto sino que más bien lo impulsan. Es inevitable y a veces muy inocente; actitudes tan absurdas no pueden pasar desapercibidas, Maradona nos da papaya y la creatividad hace lo suyo.

Hoy por ejemplo, ya existe una “escala Maradona” para describir tus emociones:

O Maradona dormido en diferentes lugares…

Y el exorcismo que todos los odiadores del exjugador desearían que pase de verdad:

Y la montaña rusa de problemas que ahora le tocará enfrentar…

Entonces, ¿no hay como criticarlo?

Maradona no tiene un salvoconducto para evitar ser criticado. Por lo contrario, colecciona una lista de desaciertos que van desde tomarse alegres fotografías con Nicolás Maduro y Daniel Ortega, hasta defender abiertamente la izquierda latinoamericana mientras en los países involucrados la gente enfrenta duras crisis políticas.

Su actitud antideportiva en un evento tan importante como el Mundial 2018, tampoco puede ser pasada por alto. Maradona ha ignorado las políticas de la FIFA contra el tabaco en los estadios, y más allá de los puros que fuma en zonas prohibidas, está su inaceptable respuesta a la derrota de Nigeria, señas de repudio e insultos evidentes.

 

 

 

 

 

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos