Algunas figuras públicas y medios de comunicación hicieron referencia al cruel asesinato de 4 ciclistas en Tayikistán a manos de ISIS el pasado mes de julio, pero cayeron con o sin intención en la perversa psicología de culpar a las víctimas, resaltando detalles irrelevantes sobre los jóvenes, como que son millennials, veganos, vegetarianos, ingenuos, etc.

Y es que ahora, haber nacido en la generación del milenio se convirtió en un asunto peyorativo para la sociedad. Pero no es más que falta de información e indolencia.

¿Recuerdas alguna vez haber leído un titular en la prensa en la que se detallaba que la víctima de un cruel asesinato buscó morir por ser Baby Boomer y carnívoro? Nunca. Las referencias sobre los millennials empiezan a salirse de control.

Una simple aventura

Lauren Geoghegan y Jay Austin llevaban recorriendo el mundo en bicicleta desde 2017, no querían demostrar que el “mundo era bueno” como detallan algunos titulares de la prensa internacional. Austin y Geoghegan ya habían pedaleado por más de 20 países: Sudáfrica, Namibia, España, Kosovo, Bulgaria, y en el día 369 de su viaje, junto a otros dos cicloturistas pasaban por el suroeste de Tayikistán cuando un grupo de terroristas de ISIS los atacó y asesinó a puñaladas. En un vídeo publicado dos días después, ISIS se atribuía el ataque.

Posteriormente, en una publicación de un reportaje de la revista Pluralist, se publicó: “Pareja de millennials viaja en bici cerca de territorio del ISIS pensando que los humanos son amables y los matan”.

El enfoque de la noticia estaba tan mal, que el propio diario Pluralist tuvo que publicar una corrección por haber asumido que la joven pareja buscaba la bondad del mundo adentrándose en “territorio del ISIS”.

Otros comentarios ni siquiera pasaron por alto que los “ingenuos jóvenes” no comían carne.

Estos tres titulares, son una muestra de cómo se receptó y difundió la noticia a nivel mundial. Otro punto clave es que no solo se trataba de una pareja, sino de 4 víctimas, pero a los otros dos fallecidos no se les prestó la mínima atención.

Tayikistán, el país donde los cuatro jóvenes fueron asesinados, ni siquiera es territorio del ISIS. La página del Departamento de Asuntos Exteriores de EE.UU dice que: “si bien se sabe que las organizaciones terroristas tienen presencia en la región, los ataques han sido poco frecuentes en los últimos años y se han centrado en objetivos del gobierno local”. Obviamente, tras el asesinato de los ciclistas, el Nivel de Advertencia ha aumentado a 2.

¿De dónde salió el rumor?

La pareja mantenía un blog en el que, de vez en cuando, comentaban que “en términos generales, los humanos son amables”, pero no proclamaban un discurso más amplio al respecto, ni buscaban demostrar algo en particular. De hecho, en el blog también se manifiestan los problemas que se encontraron en sus aventuras por el mundo.

Lastimosamente, si buscas comentarios sobre el tema en redes sociales, te vas a encontrara a gente que los culpa de su propia muerte. Se trata de un fenómeno que no solo afecta a los millennials, sino a todo tipo de víctimas, ya sean de abuso sexual, muerte, agresión; cuando son expuestas a la opinión pública, casi siempre son vistos como responsables de sus desgracias.

En el caso de Austin, Geoghegan y sus dos amigos, los únicos culpables de sus muertes son ISIS. Los ciclistas no fueron asesinados por ser veganos y vegetarianos, menos por haber nacido en un año en específico. Piénsalo con detenimiento.

Por: Andrea P. Escobar

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos