El pequeño hijo de Ámbar Sánchez y Dora López ya tiene un año, pero “no existe”, porque a pesar de que sus dos madres viven en unión de hecho desde el 2016, llevan cuatro ocasiones intentado inscribirlo en el Registro Civil como hijo de un hogar homoparental.

Cuando el bebé tenía 15 días de vida, sus madres acudieron al registro Civil ubicado en la avenida 9 de Octubre de Guayaquil, pero les exigieron un certificado de una clínica de reproducción asistida, el problema es que no lo tienen, dado que el niño fue concebido de forma “artesanal”, es decir, Ámbar se introdujo líquido seminal, donado por un amigo, con ayuda de una jeringa.

Te puede interesar: Pasos para aceptar que a Satya le dieron dos apellidos maternos en Ecuador

En el Registro Civil, les sugirieron que inscribieran al bebé con los apellidos de su madre biológica. “Pero somos una familia, tenemos un hogar, las dos somos sus mamás. Yo no soy madre soltera”, reniega la joven de 24 años.

Este es el primer caso de una pareja de lesbianas ecuatorianas que intenta registrar a su hijo con sus apellidos, sin embargo, un caso similar se resolvió cuando se trataba de Satya, hija de las inglesas Helen Bicknell y Nicola Rothon, que nació en Ecuador y que después de una larga lucha legal, recibió los apellidos de sus dos madres.

En Ecuador, aún no hay opciones reguladas legislativamente para las personas que optan por la fecundación casera, por lo que este caso sería emblemático y permitiría restablecer algunas normas, con el propósito de precautelar los derechos humanos tanto de las pareja como del niño.

Mientras dure esta larga lucha, el pequeño niño “no existe” para el Estado, lo que le impide tener acceso a salud y educación gratuita, tampoco puede gozar de los beneficios laborales que Dora podría otorgarle gracias a su trabajo como ingeniera en sistemas y auxiliar de enfermería.

¿Crees que la petición de las madres debería ser resuelta de inmediato?

lgbt GIF

Fuente: 1.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos