Hay quienes piensan que las redes sociales alimentan la inacción de las causas importantes, sin embargo, gracias a un tuit del actor Leonardo DiCaprio y su profundo espíritu y trabajo animalista, Rusia ha ordenado la liberación de 100 orcas y ballenas beluga de una “cárcel” de ballenas que también había sido denunciada por varias organizaciones, sin mayor repercusión hasta ahora.

Un avión teledirigido capturó imágenes aéreas de unos corrales de mar rectangulares en la Bahía de Srednyaya en el Lejano Oriente de Rusia, donde se encuentran orcas y belugas, entre ellas crías, pero luego del tuit de DiCaprio, Vladimir Putin exigió a la Fiscalía General de Rusia comprobar la situación de las ballenas, e iniciar una investigación al respecto.

Putín pidió al Gobierno federal, estudiar si se requiere cambiar las leyes vigentes en materia de la captura, la protección y la utilización de mamíferos marinos, dado que desde 1982 es ilegal la caza de ballenas con fines económicos, pero hay una excepción si se trata de fines científicos o educativos.

A pesar de que el gobierno ruso ha exigido la liberación de las ballenas, lo importante ahora, según los expertos, no solo es liberarlas, sino la forma en la que serán liberadas, dado que, al haber estado en cautiverio, las ballenas presentan lesiones en la piel alrededor de sus aletas dorsales.

Los científicos marinos que revisaron las imágenes dicen que estas lesiones se deben a la exposición de un frío prolongado, infecciones por hongos o bacterias derivadas del agua estancada.

John Ford , profesor de zoología y experto en orcas de la Universidad de British Columbia, en Canadá, aseguró que “cuanto más tiempo se encuentren estas ballenas asesinas en esta instalación deficiente, más difícil será adaptarse a una vida en la naturaleza”.

Como Leo DiCaprio, urge que desde nuestras “trincheras” (llámense redes sociales), presionemos cada día por el bienestar de estos animales atrapados de forma ilegal, para que tragedias como esta no se vuelvan a repetir.

Fuente: 1.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos