Con el rostro lleno de moretones, la mano vendada por las agresiones sufridas, Lashmi se lamenta no poder contar con la justicia después del traumático episodio que vivió el día lunes 24 de marzo a las 17h30, cuando esperaba la luz verde dentro de su vehículo en la intersección de las avenidas Amazonas y Orellana.

En ese momento, dos hombres rompieron las ventanas de su auto y la golpearon sin parar. No fue hasta que otro conductor intervino, que los hombres huyeron. El testigo asegura, que uno de los implicados cargaba un cuchillo.

Lashmi se dirigía desde su trabajo al gimnasio como cualquier día normal, pero no esperó sufrir la agresión por la que ahora no puede hacer justicia, dado que el sistema judicial le exige un certificado de atención médica, a pesar de que en su rostro, las agresiones son más que evidentes y acudir a un doctor implicaría la revictimización de la mujer que ya presenta signos de un trauma psicológico.

La policía que atendió el caso descartó que el móvil de la agresión sea el robo, dado que las pertenencias de la víctima nunca fueron sustraídas, por lo que se sospecha de un acto de intimidación.

Pese a que el nivel de violencia con el que los dos sujetos actuaron, el sistema de justicia en Ecuador, no admite la denuncia y menos empezará el proceso de investigación. “Los funcionarios que trabajan ahí son sumamente indolentes” dice Lashmi con absoluta tristeza por lo ocurrido.

“El simple hecho de salir de mi casa es un esfuerzo tenaz”, añade la mujer mientras se le quiebra la voz y mientras evidencia que son más las trabas del sistema judicial las que permiten la impunidad de los delincuentes.

En Ecuador, el 80% de los delitos nos son denunciados e investigados.

¿Has sido revictimazado/a alguna vez por el sistema judicial? Cuéntanos.

Fuente: 1.

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos