El día de hoy se instaló la audiencia pública en la Corte Constitucional para presenciar el criterio de 38 personas inscritas como representantes de diversos sectores, que buscan determinar la posibilidad de aceptar el matrimonio igualitario en Ecuador.

El juez constitucional Ramiro Ávila escuchará a las partes procesales. A la diligencia acudieron Efraín Soria y Ricardo Benalcázar, la pareja del mismo sexo que busca casarse; el Director del Registro Civil; la Defensora del Pueblo, Defensor Público y Procurador General del Estado y público interesado.

Todo comenzó el 7 de mayo del 2018 cuando Efraín y Ricardo decidieron asistir al Registro Civil para casarse. La entidad no aceptó su pedido, así que la pareja demandó ante la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, basándose en la Opinión Consultiva CC-24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que establece derechos más favorables para la población LGBTI, como la opción de contraer matrimonio.

Por ello este 29 de marzo de 2019 es histórico para el Ecuador aunque no sorprende la resistencia conservadora. (Basta recordar que hasta 1997 ser homosexual en el Ecuador era considerado un crimen), entonces, argumentan que para reconocer el matrimonio civil entre personas del mismo sexo en Ecuador, más allá de que constituya un supuesto “pecado”, debe realizarse una reforma constitucional.

¿SE NECESITA CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN?

Lograr una reforma constitucional es realmente complejo y muchos especialistas en derecho podrán proponer que no es necesario, sin embargo, se puede acceder por la vía legislativa y existen tres acciones que los activistas podrían tomar, dependiendo de las resoluciones de hoy:
1. Formular un proyecto de ley ciudadano que responda a la firma del 8% de las personas registradas en el padrón electoral. Es decir, para poder presentar una modificación del artículo 67 que dicta que “el matrimonio es entre hombre y mujer”, deberían presentarse 920 mil firmas a la Asamblea.
2. La segunda opción sería que el Presidente de la República presente un proyecto de reforma. Esto no lo hará ningún presidente conservador porque todos ellos juegan con las encuestas de popularidad.
3. La última opción legislativa para modificar la Constitución sería que dos terceras partes de la Asamblea Nacional presenten un proyecto. 
4. Hacer un pedido judicial como el de Efraín y Ricardo. Una sentencia modulatoria de la CC podría abrirles el camino, pero el Art. 67 de la Constitución seguiría siendo un obstáculo para ellos.

Redacción alminuto.info

 

 

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos