A inicios de este mes y con mayor intensidad, oleajes con luces azules han llegado a las costas ecuatorianas, asombrando a los turistas de playas como Montañita, Manglaralto, incluso en Tonsupa, al norte del país.

Pero lo que en un principio parecía un “mal presagio” por los constantes temblores que se experimentan en la región, hoy estamos seguros de que se trata de bioluminiscencia: un fenómeno de producción de luz de ciertos organismos vivos.

Las olas de color azul fluorescente se deben a la bioluminiscencia del fitoplancton. Las olas pueden captarse en playas de climas cálidos y tropicales, porque es allí donde existe más fitoplancton. Éste emite luz siempre  y cuando reciba un estímulo, ya sea el choque de agua cuando rompe la ola o cuando una persona está nadando en el mar.

Curiosamente, fue Charles Darwin uno de los primeros estudiosos en descubrir y determinar que los destellos de luz en el mar se producen por organismos vivos que brillan para facilitar su supervivencia.

En el mundo, se ha descubierto que más de 76% de los animales marinos, de alguna u otra forma, emiten luz. También algunos insectos, árboles o bacterias, siendo muy llamativos en la oscuridad.

Ya sabes qué decir cuando hablen de la extraña luz azul en las playas, no es nada de otro mundo. XD

Fuente: 1, 2.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos