El examen Ser Bachiller empezó a aplicarse en el año 2013 y desde entonces, los resultados no han presentando un mejoría pero sí altos y bajos, lo que nos lleva a cuestionarnos la calidad de la educación y la participación de todas las instituciones en el proceso de evaluación de los estudiantes que desean ingresar a las universidades públicas.

El último examen Ser Bachiller se llevó a cabo en enero de este año con los alumnos del régimen costa y, aunque aún se está elaborando un informe de resultados, el Ineval (Instituto Nacional de Evaluación Educativa) adelantó que el promedio fue de 688 puntos sobre 1.000.

Fuente: El Universo

La calificación de la evaluación representa el 30% de la nota de grado que necesitan los estudiantes para graduarse. A este último proceso se sumaron los graduados que no tuvieron tanta suerte en años anteriores.

El proceso de evaluación de los estudiantes ha estado en constante cambio, quizás por su baja efectividad y estrategia, desde hace dos años se unió en una sola evaluación el Ser Bachiller, que es de conocimientos, y la prueba del Enes, que es de habilidades y destrezas y que era el requisito para ingresar a la universidad.

Pero, no importa cuántas modificaciónes atraviese el plan, los resultados no muestran una evolución significativa en estos casi 6 años.

Fuente: El Universo

A nivel de todo el país, y desde el periodo 2013-2014 hasta el 2017-2018, por nivel de logro la mayoría de quienes lo rinden alcanzan el satisfactorio (36,4%), elemental (35,1 %), insuficiente (24 %), y excelente (4 %).

Por área de conocimiento, matemáticas sigue siendo la de menor puntaje, sin embargo existe una mejoría entre periodo y periodo.

En el análisis regional, la sierra obtiene mejores puntajes en todas las áreas: en la costa se pasó de 7,12 (2014-2015) a 7,29 (2017-2018), mientras en la sierra se pasó de 7,44 (2014-2015) a 7,71 (2017-2018).

Fuente: El Universo

 

 

 

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos