Ante el arresto del fundador de WikiLeaks Julian Assange en la mañana de este jueves, en la Embajada de Ecuador en Londres, donde residía desde 2012 como refugiado político, miles de personas se han preguntado qué pasará con el gato que llegó a la Embajada cuando apenas tenía 10 semanas de edad.

La realidad es que el particular gatito, que ha sido apodado por los medios como el “embassy cat” y que fue un regalo de los hijos de Assange, lleva meses fuera de esa sede.

Un portavoz de la Embajada de Ecuador en Londres dijo: “No está aquí desde septiembre (2018), creo. Fue tomado por los asociados del Sr. Assange hace mucho tiempo … No está aquí. No somos una tienda de mascotas, así que no tenemos mascotas aquí”, dijo el portavoz.

En octubre de 2018, el Gobierno ecuatoriano emitió un protocolo en el que se establecían reglas de alimentación y limpieza para su mascota, además de protocolos de atención médica, la necesidad de pagarse sus gastos y restricciones a las visitas, pero para entonces Assange ya había decidido poner a su mascota en manos de sus allegados.

La declaración surge luego del arresto de Julian Assange, por parte de la policía del Reino Unido “en nombre de las autoridades de los Estados Unidos”.

Ecuador retiró el asilo que había otorgado anteriormente a Assange. Algunos usuarios de Twitter expresaron su preocupación por el destino de la mascota, pero el gato ahora está en manos de la familia de Assange.

Fuente: 1.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos