Cuando tenemos la oportunidad de viajar a países vecinos o casi vecinos como Argentina, Colombia o Perú, uno de los principales objetivos es comprar la mayor cantidad de libros porque estamos conscientes de que en Ecuador cuestan el doble y hasta el triple, si es que tenemos la suerte de encontrar lo que buscamos.

Este costo excesivo en los libros ha aumentado la piratería y se debe a la falta de lectores en Ecuador, según Simón Peña Vega, gerente de una casa editorial. “En medios donde el público consume y lee muchos libros se hacen grandes tiradas. Aquí solo se venden libros escolares y de colegio, el resto de temas debemos importar porque el consumo es muy bajo” señala.

¿Nos ganó la pereza?

El índice de lectura por persona en Ecuador es el más bajo en América Latina.  Según el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), los ecuatorianos leemos medio libro al año, mientras los chilenos por ejemplo, leen 5,4 libros al año.

El estudio también señala que 3 de cada 10 ecuatorianos no destinan tiempo a la lectura, por ello, existe preocupación en las bibliotecas más grades que cada vez reciben menos personas.

En otros países, es mucho más común observar a los pasajeros de un bus con un libro en mano, algo que está muy lejos de pasar en Ecuador. Lo más probable es que veamos a todos en sus redes sociales o mirando un punto en el vacío por horas.

Algunos coinciden en que se trata de iniciar la lectura desde temprana edad en los hogares, motivados por nuestros padres, quienes deberían repletarnos de cuentos infantiles hasta adquirir el hábito de la lectura.

Actualmente los libros de Matemática, Literatura y de Cultura General, son los más solicitados en las librerías, lo que indica que solo nos preparamos cuando tenemos que rendir académicamente. El público adulto, por otro lado, prefiere los periódicos locales y nacionales.

Fuente: 1, 2.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos