En el mundo, alrededor de 1 300 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada día; el 6% de ese desperdicio está en América Latina y el Caribe. Se presume que con esta cantidad, se podría alimentar a más de 300 millones de personas.

En Quito, la cifra local es igual de sorprendente, pues serían 100 toneladas de comida las que se desperdician diariamente, aunque el problema podría ser mayor sin la ayuda del Banco de Alimentos de Quito.

Esta asombrosa organización, rescata el 5% de esos alimentos, según Alicia Guevara, presidenta del banco que además es una filial de la Escuela Politécnica Nacional.

El Banco de Alimentos de Quito se fundó hace 16 años y forma parte de las más de 2 mil organizaciones de este tipo en todo el mundo. Al principio, el banco recolectaba lo suficiente como para ayudar a 300 individuos. Ahora la ayuda llega a 13 413 personas de todas las edades.

Foto: Banco de Alimentos Quito

Las raciones de alimentos son entregadas en 77 casas hogares y albergues, pero además, el banco cuenta con un pequeño almacén al sur de Quito en el que 655 familias hacen sus compras, pero ojo, esta tienda no puede atender a todo el público.

Antes de que una familia pueda hacer sus compras ahí, se realiza un estudio socioeconómico para determinar si puede ser beneficiaria. Esto debido a que, los productos de la tienda tienen un costo de -10% de su valor comercial, pudiendo ahorrar en la adquisición de carnes, embutidos, lácteos, vegetales y frutas que estén aptas para el consumo humano.

En esta tienda es normal encontrar productos con defectos en el empaque o cuya fecha de caducidad está próxima, por eso son más baratos.

Foto: FAO / Los costes económicos directos del desperdicio de alimentos, pueden alcanzar 750 mil millones de dólares anuales, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

La lista de las empresas e instituciones donantes es muy interesante, son 35 aproximadamente, entre ellas Pronaca, KFC, Toscana, Chivería, Moderna, La favorita, Santa María, Tía, Cordialsa entre otras como el Mercado Mayorista donde cada sábado, los voluntarios recolectan alimentos de puesto en puesto.

Las empresas que no donan sus alimentos o sus políticas les impiden, se ven obligadas a pagar $ 1.400 por incinerar una tonelada de comida. Según Paúl Luzuriaga esto implica contratar a empresas privadas de gestión de residuos, aunque muchos prefieran distribuir sus deshechos en los contenedores de basura de la ciudad.

Por eso, la labor del Banco de Alimentos Quito es sobresaliente y en marzo recibió el premio “Zero Hunger Food Bank Challenge” en la Food Bank Leadership Institute 2019 en Londres.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), la comida que no se consume emana 3 300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

Si quieres ser parte del cambio, también puedes aportar en el Banco. Consigue más información en su página de Facebook.

hungry homer simpson GIF

Fuente: 1, 2.

Foto destacada: Banco de Alimentos Quito

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos