Los tatuajes. Amamos la idea de tener un diseño especial en nuestra piel, se lo mostramos a un tatuador recomendado, pagamos mucho dinero, sufrimos cada gota de tinta, pero ¿qué pasa si el resultado te decepciona? o si con el tiempo, el diseño ha perdido todo tu interés y es más, ¡detestas verlo en tu cuerpo! ya no se ve igual, se ha distorsionado o perdido su encanto…

Es muy común querer deshacerse de un tatuaje. En E.E.U.U., 3 de cada 10 adultos tienen tatuajes y el 25% están arrepentidos, según el doctor Paul M. Friedman, vocero de la Sociedad Estadounidense de Cirugía Dermatológica. Una encuesta reciente en Gran Bretaña reveló que casi una tercera parte de los entrevistados se arrepentía de sus tatuajes.

El proceso de retirarse un tatuaje puede ser largo, costoso, doloroso y no siempre satisfactorio, por ello es recomendable la búsqueda de un dermatólogo certificado, experto en borrar tatuajes y capacitado en cirugía láser. La mayoría de los tatuajes requieren al menos de tres a cuatro tratamientos para ser eliminados.

Otros consejos son: seguir las instrucciones para el cuidado posterior; dejar pasar un par de meses entre una sesión y la siguiente ya que de esa manera se reduce el número de sesiones, se obtiene el mejor resultado y se reduce el costo.

Debido a que la eliminación de tatuajes con láser utiliza calor para destruir los tintes, no hay garantía de que no dejará cicatrices, decoloración o un contorno del diseño previo, por eso nuestras madres tienen mucha razón cuando nos advierten de «rayarnos la piel».

¿Te quitarías uno de tus tatuajes?

amanda bingson no GIF

giphy.com

Fuente: 1, 2.

¡COMENTA AQUÍ!

No Hay Más Artículos